6/19/2011

LEYENDAS DE DUNE


Hoy por fin he terminado la tercera de las novelas de la precuela de DUNE conocida como LEYENDAS DE DUNE. Esta precuela comprende tres novelas, a saber, LA YIHAD BUTLERIANA, LA CRUZADA DE LAS MAQUINAS y LA BATALLA DE CORRIN. Entre las tres en su edición de bolsillo suman unas 2100 paginas de letra apretujada que se podrían resumir en que es una saga entretenida pero muy, muy larga; quizás demasiado.

Es lógico por lo tanto que recomiende esta saga solo a aquellos a los que la saga de DUNE original les diga algo. Cualquier otro lector podrá disfrutarla, pero se perderá parte de la gracia de ir descubriendo los origenes del impactante universo de DUNE.

Voy a tratar de esbozar un breve resumen de las tres novelas de esta precuela. Todo comienza en un universo gobernado por máquinas tiranicas que esclavizan a los seres humanos para su propio beneficio. Serena Butler es una de estos humanos esclavizados que se ve obligada a observar el asesinato de su hijo pequeño a manos de un robot. Esto dispara la rebelión definitiva; la Yihad o rebelión fanática por recuperar el control del universo por parte de los humanos. En esta historia se mostrará como se originaron los viajes espaciales a través del espacio plegado y como surgió el primer navegante; el inicio de los doctores Suk, los danzarines rostro, los Mentat, los escudos de fuerza personales, la abolición de los ordenadores y mucho de lo que aparece en DUNE como parte de su base como sociedad futura.

De todas formas, para más detalles, recurrid a la web antes de poneros a leer la obra para saber si os merece la pena embarcaros en tan largo periplo, o si mejor preferís gastar vuestro precioso tiempo en otras lecturas. Estas tres novelas encajarían perfectamente en mi lista de lectura no recomendada, si no fuera que, para los amantes de DUNE resulta, como dije antes, tremendamente entretenida. En más de una ocasión estuve tentado de dejarla de lado pero siempre ha sido la curiosidad un defecto que me ha impulsado a acabar empresas que nunca pensé pudiera finalizar.

Estas novelas están escritas por el hijo de Frank Herbert, creador del DUNE original, y por el "mercenario" (en un buen sentido del término, por que si yo fuese un escritor talentoso al que le ofrecen continuar la saga no lo hubiera dudado tampoco) Kevin J. Anderson. Por lo leido, me da la impresión de que el primero ha sido el heredero de un montón de notas de su padre y el segundo el encargado de darle forma (algo parecido al "Silmarillion" de Cristopher Tolkien y Guy Gavriel Kay).

A estos dos se les ha acusado de desviarse del estilo de escritura del autor original, como si esto fuese algo malo. Personalmente lo considero un acierto. El modo de escribir de Frank Herbert se vuelve a veces un poco espeso y fatigoso de seguir. La manera de escribir de Kevin J. Anderson es muy fluida y nada farragosa, lo que hace que los capitulos se lean como quien bebe un vaso de agua. Esta gran ventaja adolece de un gran defecto, que es el de extenderse en sucesos innecesarios, perfectamente prescindibles para el transcurso de la novela. Los capitulos son muy cortos pero se rigen al precepto de "un capitulo, un suceso". Una vez que descubres la idea a exponer en el capitulo, ya sabes que no te van a contar otra cosa.

Siempre procuro reconocer el mérito de los autores, ya que el fin y al cabo son ellos los que llevan el trabajo complicado de crear la obra y los lectores desde nuestra altura intelectual a veces nos atrevemos a juzgarlos como si nosotros fuesemos capaces de hacerlo mejor. La lectura es como el sistema electoral, tú votas a un autor y esperas lo mejor de él y si no te convence, elecciones anticipadas y a votar a otro.

Por lo tanto y como colofón, lectura para incondicionales de DUNE.