8/09/2005

= UN NUEVO DIA =

…estoy despierto. Me resisto a abrir los ojos pero como siempre, esa omnipresente duda temporal de qué hora será ejerce su nociva influencia sobre mi responsabilidad y finalmente mi aletargada voluntad se pliega a sus demandas. De forma lenta pero continua mis párpados se elevan a la vez que con pereza mis ojos buscan ese pequeño amo digital que todos los días nos ata al tiempo y que nos condena a una eterna cárcel de horas, minutos y segundos. Mi torpe cerebro descifra las negras manchas de su minúscula pantalla. Son las 07:57. Mi buen señor me otorga tres minutos de indulto antes de que restalle su látigo sobre mi espalda y me obligue a levantarme. Los parpados que con tanto trabajo habían conseguido subir, caen pesadamente y el dulce sueño vuelve a apoderarse de mi conciencia.

PipPip. Las señales horarias. Son las 08:00.

Mientras abandono el cálido abrazo de mi lecho pienso en ese pequeño secreto que solo yo conozco. Solo yo se, que en el interior de los relojes se esconden dos diminutos seres, antiguos como el Tiempo al que sirven, que con unos elementales martillitos golpean sobre un yunque una finísima aguja de acero al rojo. PipPip. Solo dos golpes seguidos pueden asestar a cada hora en punto y es el calor de nuestra muñeca el que mantiene caliente el metal hasta que vuelve a ser moldeado. Construyen en su oscura celda las agujas del reloj que gobernará nuestra eternidad después de haber franqueado el inesperado umbral de la muerte. Un nuevo grillete a estrenar en el otro mundo. Aunque se pueden acallar sus golpes con esos plateados botoncitos de los lados del reloj, avisándoles de que su trabajo no ha de molestar a su portador, lo cierto es que es que ellos continúan su labor y nosotros lo sabemos. Cualquiera que fije su vista en la pantalla cuando sus números vayan a cambiar de hora oirá en el preciso momento del cambio un lejano y levísimo pippip. Siempre lo oímos. Hasta los sordos lo perciben.

Nada puede parar el Tiempo. Cronos no fue el primer dios ni tampoco será el último. Solo el Tiempo es eterno.

¿Tostadas o galletas? Tostadas. Hoy me sobra el Tiempo.