2/04/2005

YSSÉ

Existen muchas ciudades que no conocemos y algunas que creemos conocer. Ciudades grandes llenas de gente y de bullicio y otras más pequeñas donde solo el tiempo pasa. Puede que existan personas que nunca hayan pisado una ciudad o que ni siquiera hayan vislumbrado alguna en la lejania, pero todos podemos imaginarnoslas cuando nos las describen. Cuando se ven por primera, vez la sorpresa no suele durar mas que tres segundos. Y esto es debido a que todos llevamos una diminuta ciudad dentro de nuestra cabeza, construida con edificios de recuerdos y calles de pensamientos. Algunas personas llevan en su interior ciudades con muchos parques, llenos de verde hierba, altos arboles de fresca sombra y multitud de niños jugando. Otros sin embargo solo tienen tristes y grises bloques de apartamentos donde el agobio hace silenciar el más minimo rumor. Muchos levantan originales salas de conciertos donde la música no deja de fluir mientras otros extienden autopistas de urgente velocidad y atascos de ansiedad. Hay quien prefiere el rumor de las fuentes publicas y quien solo puede escuchar los ruidos industriales; quien pone bancos en sus calles para poder descansar y quien hace aparcamientos para todo lo material. Todas nuestras ciudades son una mezcla de todo esto y mucho más. En definitiva , como las reales. Y es de una de estas ciudades de la que quiero hablaros. Su nombre es Yssé.

Yssé se encuentra en el interior del continente pero no muy lejos del mar. Es una ciudad grande y bulliciosa donde conviven, mal que bien, multitud de personas. Gente que nunca ha visto el mar, pero que podrían llegar a verlo solo con andar hacia el oeste un dia entero. Pero en este mundo moderno ya nadie sabe por donde cae el oeste. Todo el mundo sabe que existen unos aparatitos llamado brujulas a los que nunca se le olvidan esas cosas y algunos incluso recuerdan de las clases de ciencias naturales de su niñez que el Sol, la Luna e incluso las estrellas y las cigueñas siguen esos extraños caminos invisibles. Pero la gente normal no. Algun dia lo lamentarán.